Saltar al contenido

12 Ideas irracionales de Albert Ellis y sus alternativas racionales

 

Las ideas o creencias irracionales son la raíz de la mayoría de los trastornos emocionales según la terapia racional emotiva conductual (TREC).

Albert Ellis (1962) sintetizó su visión del problema en la siguiente afirmación:

“Si los individuos sufren trastornos emocionales se debe esencialmente a que aceptan, sin pensar, ciertas premisas ilógicas, hay motivos para creer que se les puede persuadir o enseñar de alguna manera a pensar más lógica y racionalmente y, por lo tanto, a frenar sus propios trastornos”.

En un principio, Albert Ellis identifico una serie de ideas o creencias irracionales que estaban en el núcleo de las perturbaciones emocionales que podía observar en sus pacientes.

Posteriormente las fue reduciendo y afinando, pero esta selección inicial es válida y muy interesante tenerla en cuenta.

Seguro que alguna o muchas de estas ideas las podemos identificar en los demás o en nosotros mismos.

Al encontrarnos con alguna alteración emocional es interesante entrenarse en identificar rápido si hay alguna de estas creencias irracionales y tener preparadas sus alternativas racionales.

Albert Ellis hacía hincapié en que el objetivo no es repetir de forma irreflexiva las alternativas racionales, sino reflexionar, argumentar y debatir enérgicamente sobre ellas.

Hay que argumentar de forma enérgica a favor de las creencias racionales y convertirlas en una segunda naturaleza.

¿Cuáles son esas 12 creencias irracionales que planteó Albert Ellis y sus alternativas racionales?

Necesito amor y aprobación de las personas significativas para mí en todo lo que hago, y debo evitar su desaprobación a toda costa

 

El amor y la aprobación son cosas buenas y es deseable tenerlas. Es razonable buscarlas cuando pueda, pero teniendo en cuenta que no son necesidades. No son cuestión de vida o muerte. Sin ellas estaré incómodo, pero sobreviviré sin problemas.

Lo mejor es que te centres en respetarte a ti mismo, en ganar la aprobación por motivos prácticos y en amar a los demás en lugar de lo contrario.

Para tener valor como persona debe tener éxito en todo lo que hago y no cometer errores

 

Esta es la idea de que debes ser siempre competente, inteligente y conseguir todo lo que te propones.

Lo razonable es preferir hacer las cosas bien en lugar de “necesitar” hacer siempre las cosas bien.

Es deseable luchar para conseguir tus objetivos, pero el éxito y la competencia infalibles son expectativas irreales.

Los mejor y más razonable es aceptarte a ti mismo como un ser humano imperfecto que tiene limitaciones y fallos inevitables.

Así, aceptarte a ti mismo por tu valor como ser humano, independientemente del desempeño que hagas en tus actividades.

La gente siempre debe hacer lo correcto. Cuando la gente se comporta de manera desagradable, injusta o egoísta, debe ser culpada y castigada severamente

 

Es lamentable que la gente a veces haga cosas malas. Pero los seres humanos somos falibles e imperfectos y alterarme a mí mismo por eso no va a cambiar esa realidad.

Muchas veces el problema no es que esas personas sean malas, sino que actúan de forma estúpida, ignorante o neurótica. Eso no les convierte en seres despreciables. Mejor sería centrarse en ayudarles a cambiar.

Las cosas deben ser como yo quiero que sean, de lo contrario será horrible e insoportable

 

No hay una ley que diga que las cosas tienen que ser como yo quiero. Es decepcionante, pero puedo soportarlo, especialmente si evito los pensamientos catastróficos.

Si las cosas no son como quiero, ¡mala suerte! Mejor que te centres en cambiar lo que puedas cambiar para que las condiciones sean mejores y si no es posible, aceptarlo y seguir adelante.

Machacándote a ti mismo no conseguirás nada más que empeorar la situación.

Mi infelicidad es causada por cosas que están fuera de mi control, por lo que es poco lo que puedo hacer para sentirme mejor

 

Muchos factores externos están fuera de mi control. Pero son mis pensamientos y no los factores externos los que causan mis sentimientos y emociones. Y puedo aprender a controlar mis pensamientos.

Debo preocuparme constantemente por cosas que podrían ser peligrosas, desagradables o atemorizantes; de lo contrario, podrían suceder

 

Preocuparse constantemente por cosas que podrían salir mal no evitará que sucedan.

Eso es un pensamiento supersticioso. Preocuparte lo que sí es seguro que conseguirá que estés disgustado y alterado ahora mismo.

Lo mejor es afrontar la situación ocupándote de ellas y no preocupándote de forma improductiva. Pensar y valorar las alternativas para enfocar la situación. Si no es posible, aceptar lo inevitable.

Puedo ser más feliz evitando las dificultades de la vida, lo desagradable y las responsabilidades

 

Evitar problemas solo es más fácil a corto plazo. Posponer los problemas puede empeorarlos a medio y largo plazo. Y lo peor es que también te da más tiempo para preocuparte.

Todos necesitamos alguien más fuerte que nosotros en quien apoyarnos

 

Confiar en otra persona puede llevarte a un comportamiento dependiente. Está bien buscar ayuda cuando sea preciso, pero siempre que aprendas a confiar en ti mismo y en tu propio juicio.

Madurar también es arriesgarse a pensar, tomar decisiones y asumir riesgos de forma independiente y asumiendo la responsabilidad.

Los sucesos de mi pasado son la causa de mis problemas, y continúan influyendo en mis sentimientos, emociones y conductas en el presente

 

Puede que hayas aprendido creencias en tu pasado que te influyan en tu presente, pero puedes elegir analizarlas y cambiarlas en el presente.

El pasado no puede influir en mí ahora si no es a través de tus pensamientos. Mis creencias actuales son las que causan mis reacciones emocionales y conductuales.

Debería enfadarme cuando otras personas tienen problemas y sentirme infeliz cuando están tristes

 

No puedo cambiar los problemas y los malos sentimientos de otras personas  enfadándome o sintiéndome infeliz .

Es más útil actuar, ser práctico y ayudar. Mi actuación seguro que será mejor y más eficiente si parto de un equilibrio emocional.

No debería tener que sentir molestias y dolor. No puedo soportarlos y debo evitarlos a toda costa

 

¿Por qué no deberías sentir incomodidad o dolor?

No te gustan, pero puedes soportarlo. Además, tu vida estaría muy restringida si siempre evitaras las molestias.

Cada problema debe tener una solución ideal y es intolerable cuando no se puede encontrar una

 

Los problemas suelen tener muchas posibles soluciones posibles. Mejor que dejes de esperar la solución perfecta y sigas con la mejor solución que tengas disponible.

Puedes vivir perfectamente con menos de lo ideal.

 

Conclusión

Todas estas ideas irracionales están basadas en una o varias exigencias dogmáticas que se manifiestan en forma de un “se debe”, “se debería”, “hay que”.

Esos imperativos crean más distorsiones cognitivas que nos llevan a más conflictos internos y problemas emocionales.

Albert Ellis analizó y desarrolló con detalle estas creencias irracionales, sus implicaciones emocionales y cómo cambiarlas por otras creencias racionales y adaptadas.

Aplicando la TREC de forma estructurada según el modelo A-B-C-D-E se consigue ir transformando la forma de pensar irracional en una filosofía vital más racional.

El resultado son unas reacciones emocionales y conductuales mucho más adaptativas.

Referencias:

Ellis, A., & Ibañez Ana. (2006). Razón y emoción en psicoterapia. Bilbao: Declee Brouwer.

Ellis, A. (2018). Una terapia breve más profunda y duradera: enfoque teórico de la terapia racional emotivo-conductual. Barcelona: Paidós.

Muchas gracias por compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Ir arriba